Este es un apunte o retrato a grafito que me hizo en una tarde de esas en clase mi maestro y amigo Julián, con esas enseñanzas y esas tertulias tan amenas y enriquecedoras que compartimos durante años.

 

Anuncios

Un óleo que he pintado y con el mi modesto homenaje y admiración a un pintor que fue referente de los aficionados a la pintura durante su vida, un pintor que plasmaba la luz de nuestras sierras maravillosamente D. Alfonso Parras.

Gracias maestro.

 

En el verano se relaja uno un poco, el calor colabora para que bajemos un poco la guardia y muchas veces la inspiración no llega con claridad, aprovecho esos momentos para seguir con el estudio del cuerpo humano, proporciones y demás que puedan contribuir a nuevos proyectos. Para ello el libro de Andrew Loomis; Figure Drawing for All ilt’s Worth es muy ilustrativo e interesante, me ayuda mucho.

Es tiempo de verano,  tiempo de relajarse un poco, antes de afrontar un nuevo reto un poco de práctica siempre viene bien, siempre es aconsejable.

Cuando yo empecé por las circunstancias de la vida a ir por aquellas tierras, de las primeras personas que conocí fue a Francisco y su mujer Mercedes, personas amables y agradables donde las haya, han pasado ya años y se ha ido forjando una amistad casi familiar, tanto ellos como sus hijos Paco, Milagros y  familia.

De el he aprendido muchas cosas de la zona, de la sierra, sus años y larga experiencia son un tesoro que como muchos lugareños guardan y transmiten a través de sus palabras y vivencias.

He querido tener un detalle que por su puesto no se esperaba, creo que le gustó, lo hice por iniciativa propia y agradecimiento, por amistad y para que tuvieran un recuerdo  de este modesto aficionado a la pintura.

 

Me gusta practicar con carboncillo, da soltura y acentúa el dibujo.

De nuevo trabjando en otro retrato a carboncillo.